Por Esteban Chesta

Todos los protocolos se avalan y se entienden, aunque costó un poco asumir que vendría una fecha libre en el bunker de Son Caliú, cuando la dinámica comenzaba a ser la esperada. Hay un respetuoso acato de las leyes, aunque con una pizca de «bronca» por las tres victorias al hilo que preceden a la actualidad.

Babarians XV Calvià no empezó el campeonato como sus entrenadores hubiesen querido, aunque claro está que era como visitante y ante uno de los “cocos” de la categoría de plata del rugby español, C.R. La Vila. El 31 a 7 en contra ha sido, a día de hoy, la primera y última derrota del XV insular.

A partir de allí vino lo lindo. Tres victorias, una con bonus. Dos en campo ajeno, que sabemos no es muy sencillo en el rugby actual. 46 a 23 ante Tatami Rugby Club en tierras valencianas, para dar el puntapié inicial, y 5 puntos en el bolsillo. Borrón y cuenta nueva de un mal debut.

Llegó el ansiado momento de volver a casa. Aforo limitado pero con muchos seres queridos en las gradas, en un partido luchado. El 24 a 19 final ante el R.C. Valencia hizo que jugadores y allegados apretaran fuerte el puño, en lo que fue algo más que un simple encuentro. Lo emocional jugó, a favor y en contra, pero se dio el triunfo.

Venía otra visita de riesgo, al BUC Barcelona. El anfitrión comenzó arriba en la pizarra, pero lentamente las cosas se fueron torciendo para los de camiseta gris, hasta llegar a un trabajado 23 a 12 final. Fueron 4 puntos y podrían haber sido 5, pero la prioridad de vencer a domicilio estaba cumplida.

Todo esto narrado anteriormente hace que, con tres disputados fuera de casa y tan sólo uno en Mallorca, Babarians XV Calvià se encuentre en cuarta posición con 13 puntos, merced a muchísimo trabajo, de los que se ven y de los que no.

Por eso es que varios jugadores se repetían el… ¿justo ahora?, refiriéndose al parón. La confianza es mucha pero, todos los que hemos entrevistado, se deshicieron en elogios para el próximo escollo. Forma parte de tener los pies sobre la tierra. El CAU Valencia llega como líder, y es el único de la división que mantiene la puntuación ideal (20 puntos). 230 tantos a favor, 27 en contra. Han ensayado en 35 oportunidades, mientras que su ingoal cayó 2 veces.

Por eso se tratará de una gran medida para este conjunto en formación, con mucha hambre y que entra a jugar los partidos al máximo. El staff, un poco menos impulsivo que quienes ingresan a la cancha, nos habló de recuperar a algunos golpeados y de corregir cosas que no gustaron en el campo del BUC. Algo más de tiempo para intentar contrarrestar al líder.

El fin de semana llegará la hora de la verdad. Ojalá se termine con otra sonrisa.